La zona de confort de un vendedor y 10 formas de salir

No estoy hablando del sofá de casa ni del asiento reclinado a mediodía después de comer en un área de servicio mientras volvemos de una visita de un cliente a más 200 Km de casa.

Y si estás familiarizado con el término no te asustes que tampoco voy a teorizar sobre la zona de confort y como afecta a las personas en su crecimiento y desarrollo personal, hay un montón de expertos y libros que hablan del tema.

Quiero que descubramos cual es la zona de confort de un vendedor, sí, nuestra zona de confort es diferente a la del resto de mortales y eso es lo que tiene este “lugar”, que vemos el de los demás pero no vemos el nuestro, así que voy a atreverme a lanzar qué cosas hacemos y que hábitos tenemos que nos mantienen en la zona de confort del vendedor para que al menos seamos conscientes. Después de leer este post por lo menos te fastidiará en tu día a día saber que deberías salir un ratito de esa “cómoda” zona (que tampoco es que sea precisamente cómoda).

Cómo detectar que estás en tu zona de confort:

  1. Cuando vas a comer, ¿lo haces siempre con un compañero en lugar de comer con un cliente o alguna persona de otro departamento o conocido del sector?
  2. ¿Retrasas esa llamada pendiente de un cliente insatisfecho?
  3. Si un cliente está esperando algo de tí que tenías que tener preparado y te llama, ¿pones el móvil en silencio o mandas un sms de “estoy reunido” en lugar de descolgar a la primera?
  4. ¿Pasas más tiempo en la oficina que en la calle?
  5. ¿Te pasas horas en el pc preparando presentaciones perfectas, redactando mails completísimos y encontrando el formato perfecto para tu oferta?
  6. ¿Hablas todos los días con tus compañeros o jefe sobre cómo debería estructurarse la empresa para funcionar mejor?
  7. ¿Podrías nombrar ahora mismo dos clientes potenciales con los que tengas una oportunidad de venta que no conocieras el mes pasado?
  8. ¿Tu jefe conoce personalmente a tus interlocutores más habituales?
  9. En el portfolio de productos y servicios de tu empresa ¿hay algunos de los que no me podrías contar mucho si te preguntarán ahora mismo?
  10. ¿Conoces a una nueva persona al día? ¿Al menos una por semana?

Si respondes con sinceridad a estas preguntas y mayoritariamente es Sí excepto las últimas cuatro, vives en tu zona de confort. Y te recomiendo encarecidamente que salgas, al menos de vez en cuando. Además, ahora ya puedes saber cada vez te ocurra, si estás calentito en tu zona de confort.

Sal de tu zona de confort una vez al día. Prueba a hacer esto desde hoy mismo, es sencillo pero cuesta. Cuando se te presente la oportunidad piensa “venga, me lanzo, sin pensar y ya he cumplido por hoy con eso de salir de la zona de confort”.

Te aseguro que las consecuencias de salir de nuestra zona de confort SIEMPRE serán positivas. Voy a contarte algunas de las formas que yo uso para salir de mi zona de confort, que siempre me reportan algo positivo y que espero te puedan servir a tí.

10 formas de salir de la zona de confort del vendedor:

  1. Queda a comer un día a la semana con un cliente, alguien del sector o un compañero de otro departamento
  2. Descuelga siempre el teléfono, o devuelve la llamada el mismo día si estabas reunido o trabajando (contesta un sms pidiendo que te llamen a una hora concreta en la que podrás hablar). SIEMPRE.
  3. Si te mandan un mail o llamada amenazante, quejándose y perdiendo el tono o las formas, preséntate en persona lo antes posible, cara a cara.
  4. Cuando vayas a estar un rato en el coche aprovecha para esas llamadas que nunca te apetece hacer: seguimiento oferta delicada, cliente insatisfecho, oferta que no entregaste a tiempo, preguntar por el responsable de compras de un cliente potencial, compañeros que no sueles ver, devolver llamadas.
  5. No vayas a primera hora a la oficina, agenda siempre las visitas o reuniones con clientes a principio de semana (lunes, martes) y a primera hora de la mañana.
  6. Búscate 2 o 3 refugios para trabajar de verdad, algunos que uso yo son bibliotecas municipales, cafeterías modernas y coworkings. Imposible tener conversaciones de pasillo.
  7. Haz todas las semanas una visita de captación o a un cliente potencial o con algún cargo de uno de tus clientes que no conocías por qué a priori no tiene que ver con lo tuyo (error!)
  8. Presenta una oferta al mes de productos de los que no tienes ni idea, o no habías ofertado antes.
  9. Organiza el día mensual de “visitas con mi jefe“, eso le encanta a los jefes y te fuerza a mejorar, además de que haces relación con el que defiende tus incentivos ; )
  10. Levántate por la mañana con el objetivo muy claro de que tienes que hacer al menos 1 vez algo incomodo que no te apetece, como por ejemplo conseguir cambiar la respuesta a una de las preguntas de arriba o hacer una de estas 10 cosas.

¿Crees que sales de tu zona de confort habitualmente?

Quiero saber si eras consciente de que podías estar viviendo en la zona de confort del comercial y si vas a intentar salir un ratito al día, ¿cómo lo haces tú?

 

Fuente: http://www.venderesmuchomas.com/